Un legítimo Guerrero habla de Dios

Créanme cuando les digo que todo lo relativo a Dios no es complicado para nada. En su infinita sabiduría nos ha permitido darnos cuenta de la inmensidad del Universo en que habitamos, del cual Él es el Creador, tan enorme es Su naturaleza que podemos pensar con libertad, que si Él pudo crear este Universo, indudablemente pudo crear otros, cuantos Él así lo halla decidido. Siempre han existido algunas personas que para llamar la atención solicitan pruebas científicas, desgraciadamente quienes piensan así sólo están exhibiendo su ignorancia, porque desde hace varias décadas esto ya lo han realizado científicos, al menos matemáticamente.

Hoy nos podemos encontrar frecuentemente que algunas personas utilizan de sinónimo de Dios al Universo, sin considerar que el Universo es totalmente material y Dios es espiritual. Nada que ver una cosa de la otra. Cuando comprendemos que Dios creó al Universo impresiona las dimensiones de la personalidad Divina de Dios.

Que ha pasado a lo largo de la historia de la humanidad que aún cuando la existencia de Dios es tan evidente, muchísimas personas han muerto sin poder conocerlo. Además que hay muchas otras que tienen un concepto bastante equivocado de Él. Todo lo relacionado con Dios, siempre lo ha limitado a percepciones subjetivas y lo peor de esto, es que la gente se conforma. Esto último ha permitido que personas abusivas  y sin escrúpulos abusen de la ignorancia de otras, otorgándoles propiedades divinas a rituales, imágenes, diversos artículos cómo velas, inciensos, líquidos. Otros más intrépidos, crean diversos sistemas para enajenar a la gente LIMITANDO a Dios a una religión, otros lo LIMITAN a un terapia, e incluso a una emoción o persona con “características especiales”.

Desde mi llegada a Colombia fui estudiando o al menos leyendo aquello “oficial” que me fui encontrando sobre Dios, donde casi el 90% del tiempo lo empleé para comprender o literalmente “traducir” conceptos que son utilizados por los autores; o para intentar pasar por “iluminados” o por sólo extender la dimensión del texto, no lo sé. Tristemente llegué a la conclusión que todo el dinero y tiempo invertido en esta inicial tarea fue inútil cuando frente a frente me encontré con Dios Único y Verdadero.

Mucha gente que ya poseé un firme y conciente testimonio de que esto es real, me ha preguntado que si no me importa que por afirmar que se puede estar ante la presencia de Dios las personas crean que he enloquecido, cómo ha sucedido en  muchos otros casos. Mirándolos a los ojos les respondo que a mí no me preocupa de ninguna forma lo que se llegue a pensar de mí, porque tanto mi nombramiento cómo Legítimo Guerrero de Dios y la propia existencia de Dios, sin complicaciones, sin el uso de elementos religiosos o sectarios, sin intereses económicos o políticos, sin sustancias y a diferencia de los más ilustres farsantes y charlatanes, yo todo lo puedo comprobar, en cualquier lugar y en cualquier momento. Y lo más importante, cualquiera con el sincero deseo de vivir esta real experiencia sin ninguna otra intención, lograrán experimentar este evento tan trascendental. En Colombia ya existen 15.000 personas poseedoras de este importante testimonio.

Tomé la decisión de comprometerme con mi servicio de Guía Espiritual porque la indicación que recibí fue la de sólo guiar a cualquier persona que deseara sinceramente cambiar para mejorar y elegidas por Dios. Sólo guiar lo entendí claramente, no es “a través de mí” y esto me motivó a aceptar el servicio. Cuando cualquier persona vive esta real y espectacular experiencia espiritual, después por ella misma podrá siempre y cuando siga las instrucciones del proceso, mantenerse en comunicación conciente con Dios. De vez en cuando, personas que no han vivido ninguno de nuestros procesos se enteran que recomendamos hacer oración para comunicarnos con Dios, creen que ellos hacen lo mismo de forma religiosa, lo cual no es así, ya que generalmente su oración está basada en rezos u oraciones preestablecidas, y lo más importante, es que no cuentan con el concepto de Dios cómo persona manifiesta de manera espiritual.

En un sólo proceso Dios me nombró primero Guerrero y después me dio el servicio de Guía Espiritual. ¿Por qué? La circunstancia principal, creo yo, es que en esa época me encontraba involucrado con un grupo de personas realmente con mucha buena voluntad, pero muy riesgosamente sin nada de conocimiento y sin nada de real experiencia. En lo personal me preocupaba mucho que cómo respuesta a cualquier duda que planteara se me respondiera con sólo silencio y una cara amarga o de plano con una gran estupidez. Comencé a investigar, inicialmente compré libros, consulté con sacerdotes y pastores, cuando pude tener acceso a la Internet me faltaron horas por día para buscar información. Y de pronto Dios se “apiadó” de mí y pude comprender cómo debía de realizar correctamente la oración para poder comunicarme concientemente con Él. Así es, Él mismo me enseñó a hacer oración. Fue de Él el termino “comunicación conciente”. Emocionado casi de inmediato lo comenté con las personas que en esa época asistían al primer grupo que abrimos en Itagüí. Parece mentira, pero esta acción me comenzó a enemistar con las personas que junto conmigo dirigíamos ese grupo, pero hoy sé que fue lo mejor.

Visítanos en:  www.ansiedadZero.com.

Anuncios