Cuando un legítimo Guerrero de Dios duda de su misión

Legítimo Guerrero de Dios

Cuando una persona se hace conciente del verdadero significado de su real nombramiento por Dios Único y Verdadero, el aceptarlo cabalmente para muchos no es una tarea sencilla.

Una vez que ha pasado la sensación inicial de saberse privilegiado por dicho nombramiento, se comienza a reflexionar sobre este hecho que una persona ha vivido cómo una realidad incuestionable por su conciencia, es entonces que los combates espirituales comienzan.

Cómo es de suponerse,  la edad, la experiencia, la personalidad, la situación económica, la cultura, la profesionalidad, son factores de primer orden en el momento de comportarse cómo un legítimo Guerrero de Dios.

Actualmente se ha adoptado el concepto de guerrero, yo lo distinguiría cómo “guerrero de la vida” y se lo asignan a aquellas personas que luchan por conseguir realizar sus objetivos, proyectos o que luchan heroicamente para salir de situaciones o circunstancias difíciles que se les presentan. La diferencia radical entre conceptos es muy clara, el guerrero de la vida ha sido nombrado por él mismo o por personas que conocen sus batallas para salir adelante, mientras que un legítimo Guerrero de Dios ha sido nombrado por Dios mismo en un encuentro espiritual, para ser conciente de su deber para enfrentar en combate espiritual a sus enemigos espirituales, sin el uso de elementos enajenantes, sin sustancias y sin intenciones religiosas o sectarias.

Generalmente al presentarse los primeros combates y debido sobre todo a la poca experiencia y entrenamiento con que cuenta el Guerrero de Dios, es derrotado, por lo que las dudas comienzan a aparecer y el enemigo las comienza a utilizar a su favor.

Cada vez que pierde un desigual combate espiritual, al legítimo Guerrero de Dios se le ha entrenado para que primero comprenda que debe reflexionar sobre dicha derrota y una vez que tiene comprendido que fue lo que pasó, deba solicitar la experiencia necesaria a otro legítimo Guerrero de Dios más experimentado con la intención de obtener la victoria en el siguiente combate espiritual con las mismas características.

El novato Guerrero de Dios, siente entonces una “doble derrota” ya que en el momento de reflexionar sobre lo ocurrido y establecer el contacto necesario con un Guerrero de Dios con mayor experiencia para solicitar su colaboración, el ego se interpone haciendo muy difícil y casi imposible continuar con la misión. Lo común en este momento es que el reciente Guerrero de Dios tenga tremendas dudas si será capaz de continuar con un tipo de vida con estas características. Del tipo de ataques que emprendan sus enemigos espirituales dependerá entonces que continúe o que abandone posiblemente para siempre su imprescindible entrenamiento para poder ser un legítimo Guerrero de Dios.

Dicho legítimo Guerrero de Dios a continuación será derrotado una o más ocasiones, las veces que sea necesario para que tome con compromiso su vital entrenamiento si así lo ha decidido. Una vez que haga esto, y utilice la experiencia que un Guerrero de Dios que ya haya vencido este tipo de combate le proporcione, aprenderá la lección y al siguiente ataque de la misma naturaleza, sin duda alguna obtendrá la victoria para la más grande Gloria de Dios.

Dios no prueba a sus Guerreros, es el propio Guerrero nombrado directamente por Dios el que tiene que comprender que este tipo de vida requiere de un constante y comprometido entrenamiento que permitirá siempre la victoria sobre sus enemigos espirituales personales. Siendo concreto, es un estilo de vida con sentido común, es decir, un legítimo Guerrero de Dios perderá continuamente sus combates por no permitir ser guiado.

>

Derechos Reservados 2012 ® Ariel Cuadros y Corporación Proyecto Vida

Copyright © 2012 Ariel Cuadros

>

www.ansiedadZero.com

Para conocernos mejor visítanos en: www.ansiedadZero.com .

Anuncios

Cómo piensa un legítimo Guerrero de Dios

Legítimo Guerrero de Dios

AL DAR TESTIMONIO.

Cada vez que un legítimo Guerrero de Dios tiene que hablar sobre su legitimidad, lo hace con la firme convicción del nombramiento que recibió del Único y Verdadero Dios en una real experiencia espiritual, sin la necesidad de utilizar sustancias o elementos enajenantes.

Lo que piense la gente de su testimonio carece de importancia, aun cuando lo mejor es motivarlos a transitar el mismo camino para que en un determinado momento puedan estar ante la presencia de Él.

Maravillosamente cuando un agnóstico inteligente, por ejemplo, cede ante la invitación de vivir su propia experiencia espiritual, generalmente son ellos los que reciben su nombramiento de una manera más trascendental y obviamente su vida cambia.

SOBRE LA RELIGIÓN.

Cualquier religión es un camino más para acercarse a Dios, lamentablemente la gente se limita a reconocer a Dios cómo su propia religión se lo impone, cuando su Divina personalidad no tiene límite alguno.

Sabemos que Dios no exige ritos para podernos comunicar realmente con Él y no es necesario acudir a los templos para encontrarlo.

SOBRE LOS CHARLATANES.

Siempre en cualquier lugar nos encontramos con personas que comercializan ideas a favor o en contra de la existencia de Dios, pero lo que ambos tienen en común es una total ignorancia de lo que en realidad están haciendo.

Absolutamente nada de lo que sucede en todo el Universo escapa a la intención creadora de Dios, es así que basado en especulaciones y suposiciones, el charlatán cómo una débil barca en una fuerte corriente se deja llevar por su conveniencia y situación, porque se ha convertido en un mercader de palabras que sus clientes necesitan escuchar y están dispuestos a pagar por ellas. Eso son los charlatanes, simples comerciantes que a través de sus palabras venden emociones a quienes cuentan con el dinero suficiente para pagar sus servicios.

Dentro del Plan Divino de Dios estos seres existen porque sirven a propósitos superiores que sólo Él conoce.

SOBRE EL PASADO, EL PRESENTE Y EL FUTURO.

La frecuente comunicación conciente con Dios nos ha permitido desarrollar conceptos con una visión realmente espiritual.

El pasado, con toda la experiencia de vida de cada uno de nosotros legítimos guerreros, conforma innegablemente el completo testimonio de la Voluntad de Dios, los hechos ya no existen pero queda toda la experiencia, que si aprendemos a utilizarla bien, será la base estructural de nuestro carácter y personalidad.

El valiosísimo presente que cada legítimo Guerrero de Dios percibe con todo su ser, es momento a momento una maravillosa oportunidad para comunicarnos concientemente con Dios y lucharemos valerosamente contra todo aquello que se oponga a esta legítima intención, porque para esto fuimos creados, para esto fuimos elegidos, para esto fuimos nombrados, para esto es que estamos siendo entrenados, para vivir de acuerdo a la absoluta Voluntad Divina.

El futuro para cada legítimo Guerrero de Dios es el pretexto para que con humildad y total honestidad pidamos exclusivamente a Dios la fortaleza suficiente para aceptar Su Voluntad.

LA FAMILIA Y EL PRÓJIMO.

Un legítimo Guerrero de Dios conforme su entrenamiento va avanzando fortalece la intención de mejorar día con día para servir a su familia, amigos y a la gente, dando lo mejor que pueda momento a momento, jamás los servirá para beneficiarse de alguna forma, porque nuestra misión es ayudarlos a mejorar, incluso para que ellos a través de nosotros nos superen en todos los aspectos. Amarás a tu prójimo cómo a ti mismo, una ley que para legítimos Guerreros de Dios no tiene ninguna complicación, al contrario, nos ha hecho la vida más comprensible, útil y feliz.

SOBRE DIOS.

Sin lugar a dudas, Dios es nuestro Comandante Supremo, en una Guerra Espiritual personal, donde sólo existe el guerrero leal, el enemigo y Dios y SuVoluntad. No hay ejército alguno, porque no hay necesidad de esto, todo el poder necesario está concentrado en Dios Único y Verdadero. Aún cuando los terribles combates no son entre el enemigo y Dios, Él nos viene entrenando eficientemente para ganar combate tras combate y si llegáramos a perder alguno, contamos con su firme apoyo para levantarnos, levantarnos una y otra vez porque Él así lo ha decidido, por qué de la experiencia adquirida en la derrota, dependerá la próxima victoria y posiblemente la victoria de otros guerreros. Esta Guerra Espiritual ya está ganada por Dios desde el principio de los tiempos y a nosotros sólo nos queda enfrentarnos valerosamente a cada combate para intentar todo lo posible para triunfar sobre el enemigo para la más grande Gloria de Dios.

Nos sentimos extraordinariamente privilegiados, porque a cualquier persona en el mundo le podemos comprobar a ella directamente lo que aseguramos. Dios existe, está vivo y muchísimo más cerca de lo que podemos pensar. Quienes todavía dudan de la existencia de Dios en esta época, es sólo por ignorancia y escepticismo.

Somos legítimos Guerreros de Dios y damos testimonio.

>

Derechos Reservados 2012 ® Ariel Cuadros y Corporación Proyecto Vida

Copyright © 2012 Ariel Cuadros

>

www.ansiedadZero.com

Para que nos conozcas mejor visita: www.ansiedadZero.com .