Lo bueno versus lo malo

Sin exagerar, en ocasiones he podido sentir dentro de mí una especie de lucha para imponer en mí cierto criterio y decidirme por terminar actuando de una forma o de otra.

Hoy sé que al encontrarme en tan cruenta situación ha sido por no haber trabajado lo suficiente para desarrollar mi espiritualidad. Al decidirme por avanzar en este camino espiritual quiere decir que acepté por vincularme sólo a lo bueno, a lo correcto, a lo sano enfocado a la vida, es decir, relacionarme concientemente con Dios. Pero me he descuidado y al acumular emociones mal encausadas producto de intensiones incorrectas o ilegítimas he llegado a permitir la influencia de hacer lo malo, lo incorrecto, lo insano.

Si realmente estuviera trabajando para crecer espiritualmente jamás hubiera percibido este aparente enfrentamiento o lucha para influenciar mi voluntad, ya que al estar haciendo lo correcto mi voluntad siempre se dirigirá hacia hacer sintonía con  la Voluntad de Dios.

Somos legítimos Guerreros de Dios y damos testimonio.

>

Derechos Reservados 2012 ® Ariel Cuadros y Corporación Proyecto Vida

Copyright © 2012 Ariel Cuadros

>

Anuncios