Como puedes convertirte en un legítimo Guerrero de Dios I

El Guerrero de Dios

Este tema debo tratarlo con mucho cuidado ya que actualmente existe demasiada información falsa al respecto que sólo está enfocada a abusar de la ignorancia de la gente para sacar provecho de esta situación. Afortunadamente hay una serie de elementos que permiten identificar la seriedad de la fuente y su confiabilidad.

Inicialmente el concepto real de Guerrero de Dios es totalmente espiritual, consideración en extremo importante.

Cantidad de autores etiquetan a personas, héroes o personajes ficticios de “guerreros” que mantienen distintos tipos de combates o guerras extraordinarias que de espiritual no tienen nada, posiblemente porque hoy en día la mayoría de la gente común asocia las palabras espíritu y espiritual sólo a fantasmas y demonios, que es algo totalmente incorrecto.

También es muy común que las personas refieran como “guerreras” a otras que han logrado salir adelante en situaciones muy complicadas o loables.

Ya que mucho del material contenido en este blog se utiliza para capacitar a personas que tienen la sana y correcta intención de entrenarse como legítimos Guerreros de Dios, creo que es muy importante que incluyamos conceptos básicos que forzosamente se deben conocer y dominar dialécticamente para que en su momento este material sirva también para guiar a otras personas por el camino correcto.

Comenzaremos con una de las descripciones que se acercan más a lo que Dios nos ha indicado, y es que el espíritu es la energía intangible a los sentidos humanos que orienta o motiva a actuar en armonía a propósitos superiores que nuestro razonamiento natural no comprende. Esta energía está presente en todo el Universo, este espíritu omnipresente no es más que Dios manifiesto, de aquí que todo lo que existe y depende de esta misma energía, depende de Dios y de su Plan Divino. En mi concepto esta es una de las revelaciones más hermosas que Dios nos ha otorgado para entregárselas a las personas que se capacitan con nosotros, sin ninguna intención religiosa ni sectaria.

Debemos comprender que absolutamente todo depende de Dios para existir, desde el pedazo más pequeño de algún material desconocido distante millones de años luz, hasta la niña o niño que recién está naciendo en este momento, todos estamos conformados por la misma energía que es Dios con todas y cada una de sus características Divinas donde el absoluto control del movimiento energético corresponde exclusivamente a Dios.

Otro de los conceptos que es muy importante conocer es sobre la espiritualidad, ya que revisando la mayor cantidad de información que existe al respecto, sobre todo en Internet, este concepto es utilizado indiscriminadamente y aplicado incorrectamente, ya que la espiritualidad es la convicción más pura de un individuo de su total y absoluta dependencia de Dios para existir. Una persona que no cree en Dios, definitivamente no es espiritual, una persona que asiste diariamente a servicios religiosos para hacerse notar, incluso ofreciendo donaciones económicas muy vistosas sólo con la intención de ganar en prestigio, tampoco es espiritual. Un representante de cualquier religión que supremamente elocuente es del gusto y preferencia de la gente, pero que sus intenciones sólo están enfocadas en aprovechar esta posición para destacar, de ninguna manera es espiritual. Hay incluso grupos o sectas que se organizan sólo con el fin de realizar eventos especiales con la finalidad de que “sus pecados sean perdonados” que obviamente no saben que es la espiritualidad y equivocadamente manifiestan que sus actividades son espirituales sin serlo.

Una persona que reconoce sinceramente a cada momento, que su existencia y los hechos y situaciones que  se le presentan minuto a minuto son por exclusiva y absoluta Voluntad de Dios, esa persona es espiritual sin lugar a dudas porque sabe y reconoce el significado real de la espiritualidad.

Con referencia a la persona, la espiritualidad se define como lo único que permite transcender al propio ego y lograr la capacidad para comprender que se necesita más poder del que nosotros mismos pudiéramos disponer para dirigir nuestra voluntad, donde definitivamente el poder que se menciona es el de Dios.

Estos conceptos nos permitirán reconocer fácilmente que tipo de información es en realidad espiritual y cual es pura fantasía o espiritualismo. Toda aquella información sobre actividades especiales que se designe como espiritual sin manifestar abierta o expresamente una total dependencia a Dios o a Su Voluntad no es espiritual.

En este punto surge una situación que hace diferencia entre dos tipos de personas, aquellas que comprenden sin dificultad las cuestiones espirituales y aquellas que sin pensarlo mucho de inmediato piensan que todo este tipo de datos intangibles son locura. Sin rodeos, las personas que no tienen capacidad de comprender las cuestiones espirituales es porque no han sido provistas de un alma, al contrario de aquellas personas que comprenden sin ningún problema todo lo relativo a la espiritualidad y aunque parezca redundante, a Dios Único y Verdadero.

El que una persona posea un alma depende totalmente de la Gracia Divina de Dios. Ni todos los seres humanos somos hijos de Dios, ni todos somos poseedores de un alma. Quien ignore esto, lamentablemente no está bien informado y documentado.

Hasta aquí debe quedar bien comprendido que todo aquello que utilice el concepto de Guerrero de Dios, de una u otra forma deberá también referirse a los conceptos señalados anteriormente para estar completamente seguros de la legitimidad de las intenciones de dicha fuente. Sobre todo en Internet hay varias páginas que hacen referencia a Guerreros de Dios, pero dan lugar a muchas dudas, sobre todo por el tipo de actividades que realizan que nada tienen que ver con las auténticas actividades de un legítimo Guerrero de Dios. He conocido referencias de grupos de personas que organizan retiros espirituales otorgándoles el título de Guerreros de Dios a los participantes que realizan actividades distintas a las espirituales, como transportar materiales y equipo que son utilizados en dicho evento, preparar alimentos, trabajos difíciles o especializados, inclusive al donar cuestiones materiales o dinero, entre otras muchas actividades.

Podemos asegurar que con la información anterior, cualquier persona podrá discernir correctamente todo aquello que sea realmente espiritual de lo que no lo es, independientemente de sus intenciones religiosas y hasta sectarias.

Afortunadamente puedo comprobar fehacientemente en cualquier lugar y en cualquier momento mi designación cómo un auténtico Guía Espiritual nombrado por Dios Único y Verdadero. Y remarco afortunadamente porque a través de la historia son una gran cantidad de personas las cuales se dicen guías espirituales y a lo único que se dedican en realidad es a fanatizar a la gente alejándolas totalmente de Dios. Hay quienes incluso se esfuerzan en centrar la atención en ellos mismos diciéndose poseedores de grandes dones y capacidades paranormales, convirtiéndose en gurús religiosos o sectarios hablando de Dios y transmitiendo “mensajes divinos”, cuando Dios en realidad no opera ni se manifiesta de esas maneras.

En mi caso particular, las misiones que se me encomendaron son las de acompañamiento  durante el recorrido que debe hacerse para que el interesado se encuentre en el momento indicado por Dios con Dios mismo, sobre un camino que he recorrido de ida y vuelta muchísimas veces; y la capacitación y entrenamiento de todas aquellas personas elegidas por Dios para ser sus legítimos y fieles Guerreros.

Con base a esta experiencia que ya documenta muchos años y muchos cientos de testimonios por escrito, puedo concretamente indicar como una persona se puede convertir en un legítimo Guerrero de Dios, sin intenciones religiosas, ni sectarias.

1. La Voluntad de Dios.

En definitiva esta siempre será la principal causa para que una persona se convierta en un legítimo Guerrero de Dios. Hay ocasiones que algunas personas llegan motivadas por otras que ya vivieron algún proceso de la Conciencioterapia© pero sin una clara conciencia del objetivo. En ocasiones es por simple curiosidad, en otros casos por intereses distintos, pero finalmente Dios mismo les indica su misión.

2. La intención.

Muchas de las personas que llegan, manifiestan sentir internamente una fuerza o un llamado para realizar el proceso indicado para ellos de Conciencioterapia© que permitirá las condiciones iniciales para la real conversión. Si bien no todas las personas que son elegidas por Dios para convertirse en legítimos Guerreros de Dios sienten claramente la intención de serlo, muchas otras tienen la intención de mejorar como personas. Otras más comentan que se sintieron motivados a eliminar o cambiar algunas características de su personalidad que les estaban causando problemas en su vida diaria y esto es uno de los objetivos de los procesos de la  Conciencioterapia©. Lo importante de la intención es que esta siempre estará enfocada a ser mejor persona, nunca por motivos confusos o incorrectos como conseguir poder, dinero, prestigio o sexo.

3. El alma.

En este punto debo repetir que no todos los seres humanos son hijos de Dios, ni todos tienen un alma. Eso sí, la mayoría de las personas nacen con una mente totalmente racional impedida para comprender cabalmente las cuestiones espirituales, aun peor, para la mente racional todo lo que tenga que ver con lo espiritual es considerado como locura. Cuando una persona se convierte en un hijo de Dios, su mente racional es transformada también, resultando un alma totalmente capacitada para comprender todo aquello que tenga que ver con cuestiones espirituales. Es muy importante comprender que sólo por Gracia de Dios una persona puede tener un alma. La Conciencioterapia© es un conjunto de procesos integrados sistemáticamente que en una parte completamente identificada se realiza una total conversión, Dios confirma a la persona en cuestión como su hijo y es obvio que para que esto se lleve a cabo dicha persona ya debe contar con un alma fortalecida. Cuando esta parte de la Conciencioterapia© se lleva a cabo satisfactoriamente, la conciencia del individuo reconoce la presencia de su espíritu como una parte real de su existencia, es decir, espectacularmente la conciencia de la persona que está viviendo el proceso en ese momento reconoce la presencia de Dios en todos sus actos.

4. La comunicación conciente con Dios.

Una vez que cualquier persona haya concluido su proceso de Conciencioterapia©, maravillosamente se empieza a construir una sólida relación entre el recién convertido Guerrero y su Comandante Supremo, Dios Único y Verdadero a través de un diálogo en ambos sentidos. Este diálogo espiritual es mejor conocido como oración, que representa la más poderosa arma para vencer a los enemigos espirituales. Dios en su infinita benevolencia, sabiduría y amor por sus hijos, irá preparando a su legítimo Guerrero para que comprenda su papel dentro de un contexto conocido como Guerra Espiritual.

5. La guerra espiritual.

Actualmente personas sin la más mínima consideración y respeto por los demás, utilizan este concepto para  confundir a la gente de acuerdo a sus intereses personales, convirtiendo este importantísimo concepto espiritual en fantasía, eventualidades con matices mágicos, incluso me he encontrado con supuestos eventos donde ángeles y demonios se enfrentan en épicos combates.

La verdadera guerra espiritual es el escenario donde el legítimo Guerrero de Dios podrá darse cuenta del estado de su alma, si está fortalecida sin duda vencerá los cruentos combates contra sus enemigos espirituales y si se encuentra débil con toda seguridad será derrotado, pero con la ventaja de que dichas experiencias le servirán para poder ganar las siguientes batallas similares. Otra muestra más de la infinita benevolencia Divina.

Hay que considerar muy seriamente que dicha guerra espiritual se lleva a cabo sólo entre un legítimo Guerrero de Dios y sus enemigos espirituales, sólo así. Hay quienes ignorantemente aseguran que la eterna guerra espiritual es entre Dios y el diablo y nada más absurdo e incorrecto que eso.

Estos cinco puntos pueden dar certeza a cualquier persona que realmente ha llevado a cabo un proceso de conversión avalado por el Único y Verdadero Dios.

Técnicamente podemos comprobar en cualquier lugar y en cualquier momento que cualquier proceso de la Conciencioterapia© siempre permitirá que una persona sea convertida en un legítimo Guerrero si así lo desea libremente ante la presencia de Dios, sin ninguna intención religiosa, ni sectaria. Personas con las más diversas religiones, una vez que fueron convertidas en legítimos Guerreros de Dios, continuaron profesando su religión, con la gran diferencia, manifestada por ellos mismos, que ahora comprendían totalmente los servicios religiosos y su fe aumentó considerablemente, ante el asombro de las personas que los conocen.

La mejor garantía de todo esto, es que a diferencia de otros procesos, la comunicación entre Dios y una persona es directa, no hay intercesores, ni interpretes, ni profetas, solo el legítimo hijo de Dios, elegido como auténtico Guerrero y su Comandante Supremo.

Yo como legítimo Guía Espiritual comisionado directamente por Dios para guiar por el camino correcto a todos quienes Él ha elegido para llegar ante Su Presencia, sólo acompaño y corrijo la dirección, no me involucro más allá de los límites indicados por cada proceso, así que cada Guerrero queda totalmente conciente de que su encuentro con Dios ha sido totalmente real, haciendo de esta extraordinaria y maravillosa experiencia algo trascendental que dará grandioso significado al resto de su vida.

La Conciencioterapia© incluye un proceso ancestral seguro y simple que permite la real conversión de cualquier persona, si así lo desea en un legítimo Guerrero de Dios, si no lo crees te invitamos a comprobarlo, sin ningún tipo de riesgos, de una forma extraordinariamente simple y sobre todo, sin intenciones religiosas ni sectarias.

Soy un legítimo Guerrero de Dios y doy mi testimonio.

Anuncios

Mentira y Verdad …

Mentira y Verdad ...

-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-

MENTIRA: La espiritualidad es una actitud que denota benevolencia, humildad y resignación.

VERDAD: La espiritualidad es la conciencia y convicción que se depende totalmente de Dios.

-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-

MENTIRA: Una persona espiritual es siempre buena.

VERDAD: Una persona realmente espiritual se esfuerza por hacer siempre lo correcto.

-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-

MENTIRA: Para poder ser escuchado por Dios se necesita del servicio de un intercesor o de un iluminado.

VERDAD: Cualquier persona puede tener acceso a Dios.

-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-

MENTIRA: La mejor oración debe ser extensa, repetitiva, reglamentada o en grupo.

VERDAD: La oración que más agrada a Dios es aquella donde nos comunicamos con Él como si fuéramos grandes amigos o aquella con una sincera actitud de hijo dirigiéndose a su amado Padre.

-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-

MENTIRA: La existencia de Dios no se puede comprobar.

VERDAD: Existen muchas formas de comprobar la existencia de Dios, la mejor es de naturaleza 100% espiritual.

-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-

MENTIRA: Dios se enfurece, se entristece, se arrepiente, castiga, Él es emocional.

VERDAD: Dios no tiene emociones, Él es sólo amor.

-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-

MENTIRA: Todo lo que hace Dios es bueno.

VERDAD: Todo lo que hace Dios es correcto y conveniente sólo para Su Plan Divino.

-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-

MENTIRA: Dios hace milagros.

VERDAD: Dios no hace milagros, Él sólo realiza Su Voluntad de acuerdo a Su Plan Divino.

-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-

MENTIRA: Espíritu y alma son una misma cosa.

VERDAD: Espíritu y alma son dos entidades muy distintas.

-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-

MENTIRA: Dios vive en el cielo.

VERDAD: Dios vive en el corazón de todos los seres humanos que son hijos legítimos o convertidos de Él.

-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-

MENTIRA: Sólo las personas iluminadas o muy sabias pueden comprender las cuestiones espirituales.

VERDAD: Cualquier persona que bajo Su Gracia, Dios le haya otorgado un alma, siempre podrá comprender las cuestiones espirituales.

-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-

MENTIRA: Las iglesias o templos son lugares donde Dios habita y escucha los ruegos y suplicas de los fieles.

VERDAD: Desde la antigüedad las iglesias o templos son lugares donde se reunen las personas devotas a determinada religión, sólo eso.

-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-

MENTIRA: Cualquier persona posee la capacidad de atribuirle un título de guerrero a otra persona de acuerdo a sus méritos y capacidades.

VERDAD: Sólo Dios elige y nombra a sus legítimos Guerreros.

-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-

MENTIRA: Al negar la existencia de seres espirituales como Dios y los demonios una persona se puede escapar a su influencia y control.

VERDAD: Ninguna persona en este planeta está excento de la influencia y control de Dios y los demonios, unos por agnósticos y otros por ignorancia, pero llegará el momento en que concientemente se den cuenta de su error. Toda su vida desde su nacimiento han sido influenciados por estas personalidades espirituales.

-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-

MENTIRA: Los demonios, el diablo o satanás no existen, son invenciones del hombre.

VERDAD: Los demonios, el diablo o satanás existen antes que la humanidad habitara el planeta.

-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-

MENTIRA: Los demonios, el diablo o satanás son entidades espirituales opuestas de Dios.

VERDAD: Los demonios, el diablo o satanás son entidades espirituales que dependen de Dios para existir.

-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-

MENTIRA: Los demonios, el diablo o satanás sólo se dedican a hacer el mal.

VERDAD: Los demonios, el diablo o satanás se dedican a influenciar con ideas y pensamientos a aquellas personas que son susceptibles para que hagan lo opuesto a la Voluntad de Dios o lo incorrecto.

-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-

MENTIRA: Los demonios, el diablo o satanás están constantemente furiosos y sufriendo.

VERDAD: Los demonios, el diablo o satanás no son emocionales, en ocasiones sólo influencian a algunos humanos para que actúen con rabia o con extrema tristeza.

-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-

MENTIRA: Existe una eterna guerra espiritual entre Dios y los demonios, el diablo o satanás.

VEDAD: Existe una eterna guerra espiritual muy desventajosa entre los demonios, el diablo o satanás contra los seres humanos para conquistar su alma y destruirla.

-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-

MENTIRA: El exorcismo libera a los seres humanos del sometimiento demoniaco.

VERDAD: Sólo Dios puede liberar a un ser humano del sometimiento demoniaco.

-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-

Soy un legítimo Guerrero de Dios y doy mi testimonio.

>

Derechos Reservados 2012 ® Ariel Cuadros y Corporación Proyecto Vida

Copyright © 2012 Ariel Cuadros

>

Qué es una derrota

Un legítimo Guerrero de Dios, o Guerrero de la Luz y de la Verdad, es una persona que a través de una experiencia espiritual real, sin el uso de sustancias o de elementos rituales o religiosos, tiene un encuentro personal con Dios Vivo donde es escuchado y donde también él puede escuchar internamente la voz de Dios que le indicará que ha sido elegido para ser capacitado y entrenado para vencer en sus constantes combates que son parte de una eterna Guerra Espiritual con la finalidad de destruir su alma.

Una persona natural va creciendo con una mente que paulatinamente acumula conocimiento y experiencias sobre su vida tangible, mientras que un legítimo Guerrero de Dios al adquirir la conciencia que el espíritu forma parte de su existencia, su mente antes sólo material se transforma en un alma que acepta a Dios cómo un Ser Vivo, Único y Verdadero.

La capacitación y el entrenamiento que recibe un legítimo Guerrero de Dios, está enfocado al servicio a Dios y a los hombres, de tal forma que espiritualmente su alma se estará fortaleciendo en la medida que se comprometa.

Los enemigos espirituales de un legítimo Guerrero de Dios nunca descansan y se encuentran al asecho incluso cuando él se encuentra dormido, por ésta razón y muchísimas más, cualquier mínimo descuido significará una derrota.

Todo lo relacionado con el Plan Divino de Dios, está dirigido hacia lo correcto, lo útil, lo sano, todo lo enfocado a la creación y a la vida. Un legítimo Guerrero de Dios tiene bien presente el compromiso de aceptar la Voluntad de Dios contenida en su Plan Divino. También sabe que sus enemigos espirituales lo atacarán sólo con ideas y pensamientos contrarios al Plan de Dios, donde lo incorrecto, lo inútil y excesivo, todo lo enfocado a la enfermedad y a la muerte son ataques para debilitar a su alma. Dios es omnipotente, omnisciente y omnipresente, por consecuencia es concreto e inmutable, es decir, se manifiesta momento a momento, no antes, no después, siempre momento a momento. Los enemigos de un legítimo Guerrero de Dios son poderes espirituales muy superiores comparados con la gran debilidad física de cualquier ser humano, es por esto que para poder luchar en este desigual combate, ha sido dotado de una excepcional arma, y sobre todo, cuenta con la preparación y el apoyo de su Comandante Supremo.

Sus enemigos espirituales sólo lo atacan a través de ideas y pensamientos, utilizan al pasado para generar resentimientos y remordimientos, intentando sembrar semillas de amargura en su alma que poco a poco la irán marchitando, también lo atacarán tentándolo con deseos racionales e irracionales que siempre estarán enfocados a ir en contra de la Voluntad de Dios. Cada pensamiento sobre el pasado y cada pensamiento sobre el futuro para realizar sus deseos personales, son momentos que no le permiten estar viviendo el presente y cómo consecuencia, rompen con la comunicación conciente que está obligado a mantener con Dios.

Un legítimo Guerrero de Dios cuenta con el entrenamiento y la preparación adecuados, así que al iniciar cada día recuerda su compromiso y que Dios le ha proporcionado una poderosa arma. Cuando se encuentra comunicándose con Él constantemente a través de la correcta oración, sus enemigos espirituales ya no le pueden hacer nada.

Pero cómo cualquier ser humano, siempre será susceptible de cometer errores, en ocasiones los mismos combates lo dejarán débil y sin darse cuenta volverá a pensar en su pasado para lamentarse de lo que hizo o no hizo; o para volver a buscar a culpables de sus frustraciones y sufrimiento. Obviamente el enemigo está detrás de todo esto, esforzándose para que sus ataques siempre den en el blanco, llevándolo irremediablemente a perder la batalla. Un legítimo Guerreo de Dios siempre podrá darse cuenta que perdió su combate, por qué su natural estado de serenidad® que le permite estar en contacto conciente con Dios, se ha debilitado o lo ha perdido.

Como un legítimo Guerrero de Dios está voluntaria y concientemente comprometido a luchar valerosamente hasta el último aliento para conservar intacto su natural estado de serenidad®, desde que le sea regalado un nuevo día, al abrir los ojos, su primer pensamiento será el agradecerle a Dios Vivo la oportunidad de aprovechar sus enseñanzas en ese nuevo día que le ha permitido vivir. Momento a momento estará conciente que el presente es un privilegio para estar en contacto directo con Él, que el pasado es la base de su experiencia que le permitirá evitar eficientemente que vuelva a cometer los mismos errores y que el futuro es el pretexto que tiene para solicitarle humildemente que siempre le conceda la fortaleza suficiente para aceptar Su Voluntad.

Concretamente, un legítimo Guerrero de Dios se entrena constantemente para evitar caer en lo insano, lo incorrecto, lo deshonesto, lo soberbio o egoísta, y lo enfocado a la enfermedad y a la muerte.

Es decir, que debido a su constante capacitación y entrenamiento, va reconociendo a los enemigos de su importantísimo natural estado de serenidad® y comprende que su mejor estrategia de defensa y ataque es el estar vinculado a lo saludable, a lo correcto, a lo honesto, a lo humilde, todo lo enfocado a la creación y a la vida, ya que lo contrario, lo insano, lo incorrecto, lo deshonesto, lo soberbio o egoísta, y lo enfocado a la enfermedad y a la muerte, lo debilita y tarde o temprano le arrebatará la tranquilidad.

Pero este interminable combate por defender su natural estado de serenidad®, curiosamente no es desgastante, todo lo contrario, es vivificante y le da forma a su carácter. Luchando, pasa de ser mediocre y cobarde, a una persona valiente y comprometida. Luchando, obtiene una confianza real en sí mismo y no en sus ensoñaciones o dependencias emocionales. Luchando, le otorga mayor importancia a lo que él piensa de los demás y no en lo que los demás piensan de él. Luchando reconoce y realiza responsablemente sus servicios y no está perdiendo el tiempo tratando de servirse a él mismo.

Cada legítimo Guerrero de Dios, está entrenado para que llegado el caso que pierda algún combate, no se rinda, se levante, se levante una y otra vez, las veces que sean necesarias, porque no ha sido preparado para rendirse, está capacitado para seguir luchando, porque sabe que una derrota le otorgará la experiencia para vencer en el siguiente combate y esa experiencia lo hará más fuerte.

Para que nos conozcas mejor visita:  www.ansiedadZero.com .

El entrenamiento de un legítimo Guerrero de Dios

Un legítimo Guerrero de Dios comienza su diario entrenamiento despojándose de él mismo, y de ésta forma conseguirá una maravillosa simplicidad de ideas y pensamientos que le permitirán percatarse de la realidad al detalle, momento a momento. Realizará sus diarias actividades haciendo conciencia que cada una de ellas son en realidad un servicio para Dios. Con ésta actitud positiva lo que en realidad está logrando, es que Dios vivo lo utilice para manifestarse a través de él, y que cada trabajo, compromiso o responsabilidad sea hecha con amor, ya que Dios mismo es amor, y con ésta emoción se está manifestando en su Guerrero y en todo lo que haga o emprenda.

Si bien, un auténtico Guerrero de Dios realiza sus actividades con normalidad, ya que el contacto conciente con Dios es muy íntimo, está al pendiente de sus debilidades humanas para no darle pie al enemigo a que inicie sus ataques. Esto lo logra eficientemente manteniendo una excelente comunicación con Dios, agradeciéndole en todo momento la ayuda que está recibiendo para el buen desarrollo de sus actividades. Jamás verá mérito propio alguno en el éxito que vaya consiguiendo, aún cuando en el medio en que se desenvuelve, las personas lo alaben y feliciten por sus logros o alcances, simplemente con educación y cortesía agradecerá los elogios, pero internamente y de forma espiritual le está entregando toda la gloria a su Comandante Supremo, Dios verdadero y amoroso.

Siempre alerta para no ser atacado para arrebatarle su natural estado de serenidad®, prefiere dedicarse a la apreciación de los detalles de la creación de Dios único, así de ésta manera paulatinamente irá concibiendo la gran majestuosidad y naturaleza infinita de Dios.

Si por cualquier descuido se hace presente el enemigo con sus ataques, no lo piensa ni un segundo, inmediatamente solicita la ayuda de Dios con la fe suficiente para obtener la victoria en el momento que Dios así lo determine.

Cómo un real Guerrero de la Luz y de la Verdad, realiza todo este arduo entrenamiento para avanzar sostenidamente en su camino espiritual e ir obteniendo la experiencia para poder guiar con su dedicación y ejemplo a los que vienen detrás de él.

Todo lo anterior a los ojos de una persona mundana, que no ha renacido de lo alto, del espíritu, en el mejor de los casos le parecerá aburrido y complicado, para otros muchos será locura, pero para un legítimo Guerrero de Dios, elegido y nombrado por Dios mismo, esto no es más que estar realizando oportunamente una oración sincera, simple, adecuada y conciente, donde el diálogo es íntimo y humilde.

El entrenamiento de un legítimo Guerrero de Dios, si bien es arduo, también es sumamente disfrutable ya que se realiza estando sumergido en un natural estado de serenidad®.

Al final del día

El día de hoy ha terminado para mí,  y me dispongo a dormir, pero con el tiempo he aprendido a través de mi tenaz entrenamiento que por mucho que necesite descansar, antes deberé tomarme un tiempo para revisar y comprender lo que hoy sucedió, sobre todo lo que respecta a la Voluntad de Dios para mí.

Comienzo a sentir a Dios en el ambiente y en mí mismo, humildemente y con la confianza de un hijo hacia su padre le comento mentalmente con total honestidad lo que me gustó del día y sobre todo le menciono a detalle lo que no me gustó. Si estoy conciente de la enseñanza sobre lo que no me gustó, se lo comento y si no entendí que fue lo que pasó, le pido que me ilumine al respecto.

Una vez que haya terminado con todo lo que considero importante decirle, me esfuerzo para agradecerle sinceramente por ese día que termina, y le pido que me siga concediendo la fortaleza suficiente para aceptar Su Voluntad.

Puedo agregar lo que me inspire mi espíritu para terminar. Así de sencillo.